10 preguntas y respuestas sobre la CSDDD o CS3D (Directiva sobre la diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad)

Resumimos los aspectos más destacados de la Directiva sobre la diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad (CSDDD), centrándonos especialmente en aquellos que afectan a la gestión de residuos

This is some text inside of a div block.

La diligencia debida es un proceso que permite a las empresas identificar, prevenir, mitigar y dar cuenta de cómo abordar sus impactos adversos reales y potenciales. En este post resumimos los aspectos más destacados de la nueva directiva europea sobre la diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad, centrándonos especialmente en aquellos aspectos que afectan a la gestión de residuos

1. ¿Cuáles son los antecedentes de la nueva Directiva?


La nueva Directiva CSDDD o CS3D (Corporate Sustainability Due Diligence Directive o Reglamento sobre diligencia debida en materia de sostenibilidad de las empresas) se basa en:

  • los Principios rectores de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos (2011),
  • en las Directrices de la OCDE para las empresas multinacionales,
  • en la importancia de una conducta responsable por parte de las empresas,
  • y está en consonancia con las normas laborales y de derechos humanos reconocidas internacionalmente.


Varios estados miembros de la UE (entre ellos, Francia, los Países Bajos y el Reino Unido) ya cuentan con normas nacionales de diligencia debida en materia de ASG (criterios Ambientales, Sociales y de Gobierno corporativo). La directiva a escala de la UE pretende armonizar la aplicación y los marcos de responsabilidad civil y penal, así como ampliar los esfuerzos en todo el bloque.


La aprobación de esta Directiva por parte del Parlamento Europeo el pasado 1 de junio deja la nueva normativa a un paso de su implantación definitiva.


A pesar de este avance a nivel comunitario, la normativa nacional española sigue sin progresar desde 2022, cuando se abrió la ronda de consulta pública.


2. ¿Qué objetivos persigue la CSDDD?


Esta propuesta aspira a imponer la diligencia debida con respecto a los impactos adversos potenciales o reales sobre:

  • los derechos humanos (por ejemplo, trabajo infantil y explotación de los trabajadores)
  • y el medio ambiente (por ejemplo, contaminación y pérdida de biodiversidad) derivados de las actividades propias de las empresas, sus filiales y sus cadenas de valor mundiales.


3. ¿Cuál es el ámbito de aplicación de la CSDDD?


Aplicará a empresas de la UE de gran tamaño (más de 500 empleados y 150 millones de euros en facturación global) y a otras empresas de alto impacto en sectores específicos (más de 250 empleados y 40 millones de euros en facturación global).


La Directiva considera de gran impacto los siguientes sectores: fabricación de textiles, cuero y productos afines (incluido el calzado) y comercio al por mayor de textiles, prendas de vestir y calzado; agricultura, silvicultura, pesca (incluida la acuicultura), fabricación de productos alimenticios y bebidas, y comercio mayorista de materias primas agrícolas, animales vivos, madera, alimentos y bebidas; extracción de recursos minerales, con independencia de su lugar de extracción(incluidos el petróleo crudo, el gas natural, la antracita y la hulla, el lignito, los metales y los minerales metálicos, así como todos los demás minerales, no metálicos, y los productos de cantera), fabricación de productos básicos de metal, otros productos minerales no metálicos y productos metálicos elaborados (con excepción de la maquinaria y el equipo), y comercio mayorista de recursos minerales, productos minerales básicos e intermedios (incluidos los metales y los minerales metálicos, los materiales de construcción, los combustibles, los productos químicos y otros productos intermedios).

Según el acuerdo alcanzado el 14 de diciembre de 2023, el sector financiero quedará temporalmente excluido, pero habrá una cláusula de revisión para una posible inclusión futura.


En concreto, la propuesta de Directiva será aplicable a las siguientes empresas:


Empresas constituidas en la UE

Están obligadas a cumplir con la diligencia debida:

  • las empresas establecidas en la Unión con más de 500 trabajadores por término medio y un volumen de negocios neto mundial superior a 150 millones EUR en el último ejercicio financiero respecto del que se hayan elaborado o hayan debido elaborarse estados financieros anuales (siempre que cumplan dichos criterios durante dos ejercicios consecutivos).
  • las empresas que contaban con más de 250 trabajadores por término medio y con un volumen de negocios neto mundial superior a 40 millones EUR en el ejercicio anterior al último ejercicio y que operan en uno o varios sectores de gran impacto (siempre que cumplan dichos criterios durante dos ejercicios consecutivos). La diligencia debida se aplicará tres años después de que finalice el período de transposición de la presente Directiva, a fin de permitir un período de adaptación más largo.


Empresas constituidas en un tercer Estado

Se fija el ámbito de aplicación de la directiva en empresas que se hayan constituido de conformidad con la legislación de un tercer país y que cumplan alguna de las condiciones siguientes:

  • haber generado un volumen de negocios neto superior a 150 millones EUR en la Unión en el ejercicio financiero precedente al último ejercicio financiero; o
  • haber generado un volumen de negocios neto superior a 40 millones EUR pero igual o inferior a 150 millones EUR en la Unión en el ejercicio financiero precedente al último ejercicio financiero, siempre y cuando al menos 20 millones EUR se hayan generado en uno o varios de los sectores enumerados en sectores identificados de alto impacto

La Comisión tendrá que publicar una lista de empresas de fuera de la UE que entran dentro del ámbito de aplicación de la directiva.

Las normas de la propuesta de Directiva se aplicarán en primer lugar a las empresas muy grandes que tengan más de 1000 empleados y un volumen de negocios mundial neto de 300 millones EUR, o 300 millones EUR de volumen de negocios neto generado en la Unión en el caso de las empresas de fuera de la UE tres años después de su entrada en vigor.

Se incluyen varias medidas cautelares para las empresas que no pagan las multas impuestas en caso de infracción. Además, se tiene en cuenta el volumen de negocios de la empresa para imponer sanciones pecuniarias (es decir, un mínimo máximo del 5% del volumen de negocios neto de la empresa).

Y las empresas estarán obligadas a llevar a cabo un compromiso significativo, incluido un diálogo y consulta con las partes interesadas afectadas. Además, el acuerdo establece que el cumplimiento del CSDDD podría calificarse como criterio para la adjudicación de contratos y concesiones públicas.


4. ¿Cómo afectará la CSDDD a las empresas fuera de la UE?


Las empresas no pertenecientes a la UE también estarán sujetas si cumplen los umbrales mencionados (alcanzar una facturación concreta en la UE o generar ingresos en sectores específicos de alto riesgo) y operan en la UE.


Las empresas de terceros países incluidas en el ámbito de aplicación deben designar un representante autorizado dentro de la UE.


Incluso si la empresa queda fuera del alcance de la CSDDD de la UE, es probable que el aumento de la presión para alinear las operaciones y las cadenas de suministro con los objetivos de ESG impulse legislaciones similares en otras jurisdicciones.


5. ¿ Cómo afectará la CSDDD a las pymes?


Esta propuesta de Directiva no propone normas directamente aplicables a las pequeñas y medianas empresas, pero sí establece que, en caso de que estas sean proveedoras o participen de alguna forma en la cadena de suministro de alguna empresa elegible, deberán de estar alineadas con las políticas de estas últimas.


En el caso de que dichas PYME no tengan capacidad propia para cumplir con las políticas de la empresa, esta última será responsable de darle soporte para que pueda mejorar su desempeño.


La propuesta prevé un apoyo específico para ayudar a las pymes a incorporar gradualmente aspectos relativos a la sostenibilidad en su actividad empresarial.


6.¿Cómo afectará la CSDDD al vector residuos?


La CSDDD considera que para que la diligencia debida tenga un impacto significativo, entre otras medidas, debe abarcar “los impactos ambientales adversos generados a lo largo de la gestión de residuos”. Estos impactos adversos se producen “en las propias operaciones, filiales, productos, servicios y cadenas de valor de las empresas, en particular en el abastecimiento de materias primas [...] o en la eliminación de productos o residuos".


Cuando “una empresa se abastece de productos que contienen material reciclado, puede resultar difícil verificar el origen de las materias primas secundarias". Por esa razón, "la empresa debe tomar las medidas adecuadas para rastrear las materias primas secundarias hasta el proveedor pertinente y evaluar si existe información adecuada para demostrar que el material es reciclado".


7. ¿Cómo se garantizará su cumplimiento?


Los Estados Miembros deberán:

  • supervisar que las empresas cumplen con sus obligaciones y, en tal sentido, podrán imponer sanciones o emitir órdenes exigiéndoles su cumplimiento;
  • designarán una autoridad nacional competente que garantizará su aplicación y que las sanciones que se impongan sean efectivas, disuasorias y proporcionadas. Además, cuando las sanciones sean monetarias, tendrán que ser proporcionales al modelo de negocio de la empresa;
  • tendrán que habilitar, además, un medio de comunicación para que toda persona física o jurídica pueda ejercer su derecho a presentar sus inquietudes si existen sospechas de que una empresa podría haber identificado o mitigado un impacto adverso con medidas adecuadas de diligencia debida.



Se exigirá a las empresas que:

  • identifiquen y, en caso necesario, prevengan, pongan fin o mitiguen el impacto negativo de sus actividades sobre los derechos humanos y el medio ambiente, como el trabajo infantil, la esclavitud, la explotación laboral, la contaminación, la degradación medioambiental y la pérdida de biodiversidad.
  • supervisen y evalúen el impacto de sus socios en la cadena de valor, incluidos no solo los proveedores, sino también la venta, la distribución, el transporte, el almacenamiento, la gestión de residuos y otros ámbitos.


8. ¿En qué beneficiará a las grandes empresas?

La aprobación de la Directiva supondrá para las empresas sujetas a dicha norma:

  • Disponer de unas reglas comunes y claras sobre diligencia debida en materia de sostenibilidad empresarial.
  • Un incentivo para que los consumidores se sientan más atraídos por los productos fabricados de forma ética y ambientalmente sostenible, hecho que reportará mayor beneficio.
  • Cumplir mejor las expectativas de los inversores que piden requisitos de transparencia y puntos de referencia coherentes para estar seguros de los estándares de diligencia debida aplicados en la cadena de valor.
  • Reforzar la gestión de riesgos y aumentar la resiliencia de las empresas al integrar mejor las consideraciones sociales, ambientales y de salud en sus estrategias empresariales.


9.¿Cuándo entrará en vigor?


En junio de 2023 el Parlamento Europeo aprobó las enmiendas presentadas a la propuesta de la CSDDD realizada por la Comisión Europea.
La UE pretende finalizar y adoptar formalmente la Ley antes de 2024.

Ya existe un acuerdo provisional

El Consejo y el Parlamento Europeo alcanzaron el 14 de diciembre de 2023 un acuerdo provisional que enmarca el ámbito de aplicación de la directiva, aclara las responsabilidades de las empresas incumplidoras, define mejor las distintas sanciones y completa la lista de derechos y prohibiciones que deben respetar las empresas.

Destacamos a continuación los principales puntos de este acuerdo provisional:

1.- Aclarar las obligaciones para las empresas descritas en el Anexo I, una lista de derechos y prohibiciones específicos que constituye un impacto adverso sobre los derechos humanos cuando se abusa de ellos o se violan. La lista hace referencia a instrumentos internacionales que han sido ratificados por todos los Estados miembros y que establecen normas suficientemente claras que pueden ser observadas por las empresas.

2.- Además, el compromiso incluye nuevos elementos a las obligaciones e instrumentos enumerados en el anexo en materia de derechos humanos, en particular para los grupos vulnerables y los convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que pueden añadirse a la lista, mediante actos delegados, una vez que hayan sido ratificados por todos los Estados miembros.

3.- En su anexo, este acuerdo provisional  presenta referencias a otros convenios de la ONU (como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales o la Convención sobre los Derechos del Niño).

4.- Asimismo, el compromiso aclara la naturaleza de los impactos medioambientales cubiertos por esta directiva como cualquier degradación medioambiental mensurable, como el cambio perjudicial del suelo, la contaminación del agua o del aire, las emisiones nocivas o el consumo excesivo de agua u otros impactos sobre los recursos naturales.

Este acuerdo provisional pasa ahora al proceso de finalización a nivel técnico, antes de ser aprobado formalmente por el Parlamento Europeo y el Consejo.


10. ¿Qué opinan los defensores del medioambiente, estados miembros y representantes de la industria?

En materia de medio ambiente, las grandes empresas deben adoptar y poner en práctica un plan de transición para la mitigación del cambio climático. Asimismo, la futura ley aclara la naturaleza de los impactos ambientales cubiertos como cualquier degradación ambiental mensurable, por ejemplo cambios nocivos en el suelo, contaminación del agua o del aire, emisiones nocivas o consumo excesivo de agua u otros impactos en los recursos naturales.

Sin embargo, los defensores del medio ambiente señalan las lagunas de la nueva normativa, como la exención de algunas entidades financieras y los retrasos propuestos en los plazos de aplicación. Tras el acuerdo provisional alcanzado en diciembre, WWF afirmaba que, aunque la Directiva ayudará a las empresas en su transición hacia un balance neto cero, los requisitos en materia de diligencia debida no abordan de manera significativa el relevante papel de las empresas para proteger la naturaleza, situando en una posición aún más vulnerable a los ecosistemas y comunidades más afectadas por la emergencia climática. Por su parte, Oxfam propone entre otras medidas, que la norma de diligencia debida aplique a todas las empresas, a toda la cadena de valor, que se incluya al sector financiero y que se obligue a las empresas a adoptar e implementar un plan de transición climática en línea con el Acuerdo de París.


Por otro lado, los Estados miembros y los representantes de la industria se han opuesto a la escala y la ambición de la actual campaña de regulación medioambiental de la UE, así como a su calendario. Los grupos de la industria también citan el potencial de la directiva propuesta para frenar las inversiones y abrir las compuertas a los litigios contra las empresas.

Para más información:

Fuentes:
  • Propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo  sobre diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad y por la que se modifica la Directiva (UE). Eur Lex, 23.02.2022
  • Why It’s Important That European Governments Are Moving To Regulate The Treatment Of Workers Globally. Forbes, 06.06.2023
  • El parlamento Europeo aprueba su posición sobre la Directiva de diligencia debida de las empresas en materia de sostenibilidad. Garrigues, 07.06.2023


Fecha
15/12/23
Categoría
Normativa
Etiquetas
Compartir en
NOTICIAS

Suscríbete a la newsletter

¿Quieres recibir nuestras noticias en tu bandeja de entrada?